Entidades bancarias: comisiones por descubierto y reclamación de posiciones deudoras

May 4, 2021

¿Pueden las entidades bancarias aplicar comisiones por descubierto y por reclamación de posiciones deudoras? ¿Puedo recuperar el dinero que me han cobrado por las mismas?

Para poder responder a estas cuestiones, se hace necesario inevitablemente partir de la siguiente premisa: las entidades bancarias sólo podrán percibir comisiones o repercutir gastos derivados de su aplicación siempre y cuando sean servicios efectivamente prestados y hayan sido expresamente aceptados por el cliente, con la consiguiente puesta a disposición al cliente de la información precontractual necesaria para su debido conocimiento, obligación ésta última contenida en la Orden EHA/1608/2010, la Orden EHA/2899/2011 y en la circular del Banco de España 5/2012.

Comisión por descubierto Vs Comisión por reclamación de posiciones deudoras

La comisión por descubierto o excedido en cuenta es aquella comisión que la entidad bancaria aplicará cuando el cliente cargue determinados pagos en su cuenta a pesar de que el saldo de la misma sea insuficiente. La ley 16/2011, de Contrato de Crédito al Consumo regula precisamente esta figura en su artículo 4.1: “Se entiende que hay posibilidad de descubierto en aquel contrato de crédito mediante el cual un prestamista (banco) pone a disposición del consumidor (cliente) fondos que superen el saldo actual de su cuenta corriente (…)”.

A diferencia de ésta, la comisión por reclamación de posiciones deudoras es aquélla que tiene por objeto resarcir a la entidad bancaria por las gestiones derivadas del recobro, por ejemplo, de la cuota de amortización de nuestro préstamo hipotecario.

Por tanto, se trata de dos comisiones distintas desde el mismo momento en que retribuyen servicios distintos, puesto que, mientras la comisión por reclamación de posiciones deudoras retribuye el coste de las gestiones que realiza la entidad bancaria para recuperar el impago, la comisión por descubierto retribuye la facilidad crediticia que concede la entidad bancaria a su cliente, ya que en realidad, es un exceso crediticio, dado que el cliente puede efectuar un pago con cargo en su cuenta a pesar de no disponer de saldo suficiente para el mismo.

 

¿Cuál es la consecuencia de su aplicación si las entidades no cumplen con los requisitos anteriormente expuestos?

Estas cuestiones anteriormente señaladas, cuáles son, información precontractual y servicio efectivamente prestados, serán las que habremos de analizar caso por caso a la hora de poder vislumbrar la viabilidad de interponer acción de nulidad y consiguiente devolución de las cantidades efectivamente cobradas.

En la mayoría de los casos, las entidades bancarias aplican estas cláusulas de forma habitual y cuasi automática, lo que abre la vía para poder reclamar judicialmente la devolución de dichos importes, declarando la nulidad por abusivas, cuyo efecto será la consiguiente expulsión de las mismas del contrato, sin posibilidad de que puedan ser aplicadas en un futuro, debiendo la entidad bancaria proceder a la devolución de la totalidad de los importes cargados por aplicación de dichas comisiones, a lo que hay que añadir los intereses legales desde la fecha de cada cobro, pues la entidad bancaria, dada la automatización en su aplicación, no podrá acreditar que efectivamente tenga su reflejo en la efectiva prestación del servicio reclamado.

Manuel Cazalilla Ruiz
Abogado Senior
Departamento de Derecho Bancario

Contacto

Calle Teodoro Camino, 24 Piso 1
02002 Albacete
t.: 967 55 04 41
f.: 967 50 45 30
e.: info@garciacarbonellabogados.es