¿Puede un heredero vender la herencia antes de la repartición?

Nov 4, 2021

Antes de dar respuesta acerca de la venta de derechos hereditarios, es necesario aclarar conceptualmente dos hitos que se producen a la muerte del causante y que se revelan fundamentales de entender. Por un lado, la aceptación o repudiación de la herencia y, por otro, la partición y adjudicación.

Los actos de aceptación y repudiación vienen regulados en el artículo 988 y ss. del Código Civil. Dichos actos se traducen en la declaración de voluntad, unilateral y libre, que realiza el heredero en virtud de la cual manifiesta su deseo de aceptar o rechazar la herencia. Los efectos que provocan la misma son distintos, en función de si acepta o rechaza la misma, a saber:
La aceptación provoca la adquisición del título hereditario, esto es, la transmisión de la posesión de los bienes que conforman el caudal relicto. Por el contrario, la repudiación provoca que el sucesor no adquiera los bienes ni el título hereditario.

Por contra, la partición viene contemplada en el art. 1.051 y ss. Código Civil, definida como el conjunto de operaciones que tienen como objeto la disolución de la comunidad hereditaria, adjudicando a cada partícipe sus bienes o derechos.

Distinguidos ambos momentos, y respondiendo a la pregunta formulada, sí cabe la venta de derechos hereditarios con anterioridad a la partición, si bien es necesario que se haya aceptado la misma. Y justificamos por qué.

Según dispone el artículo 1.000 Código Civil, se entenderá aceptada la herencia: “cuando el heredero vende, dona o cede a un extraño, a todos sus coherederos o a alguno de ellos.” Por su parte, el artículo 1.531 del mismo texto legal establece que “El que venda una herencia sin enumerar las cosas de que se compone, sólo estará obligado a responder de su cualidad de heredero”.

De dichos artículos se colige de forma nítida que el negocio jurídico de la venta, donación o cesión implica, per se, la aceptación tácita de la herencia. En este punto, nuestro Tribunal Supremo validó la transmisión a un tercero de los derechos hereditarios (en este caso la legítima heredera transmitió por compraventa su derecho indiviso sobre un bien inmueble) antes de que se realizara la partición (STS número 375/2014, de 2 de Julio). Matizar que, para que esa aceptación tácita sea válida, es necesario, como dice nuestro Tribunal Supremo en Sentencia de 27 de junio 2.000, que “existan actos claros y precisos que revelen la voluntad inequívoca de aceptar la herencia”.

En caso de que se produzca la venta de derechos hereditarios a un tercero, los coherederos podrán ejercitar el derecho de retracto en el plazo de un mes a contar desde que tuvieran conocimiento de ese negocio jurídico, todo ello de conformidad con lo prevenido en el artículo 1.067 Cc, que dispone: “si alguno de los herederos vendiere a un extraño su derecho hereditario antes de la partición, podrán todos o cualquiera de los coherederos subrogarse en lugar del comprador, reembolsándole el precio de la compra, con tal que lo verifiquen en el término de un mes, a contar desde que esto se les haga saber”.

En otro caso, cabría preguntarse,

¿Se puede producir la venta de derechos hereditarios sin haber fallecido previamente el causante y, por tanto, lógicamente sin haber sido aceptada?

La respuesta nos la ofrece el artículo 1.271 Código Civil, según el cual, “sobre la herencia futura no se podrá, sin embargo, celebrar otros contratos que aquéllos cuyo objeto sea practicar entre vivos la división de un caudal y otras disposiciones particionales, conforme a lo dispuesto en el art. 1056.”

No debemos perder de vista las implicaciones que desde un punto de vista fiscal entrañan las operaciones a las que nos hemos referido. Con carácter general, se ha de tener en cuenta que el heredero que lleve a cabo la venta de derechos hereditarios habrá de liquidar el impuesto de sucesiones, teniendo en cuenta que, si la venta se hiciera por precio superior al declarado en el impuesto, habrá de tributar por la ganancia patrimonial en el impuesto de la renta de las personas físicas. Por su parte, el adquirente de esos derechos habrá de liquidar el Impuesto de Transmisiones y Actos Jurídicos Documentados por el precio de venta.

Si te ha gustado este artículo acerca de la venta de derechos hereditarios, no dudes en consultar más contenido de valor en nuestro Blog.

Contacto

Calle Teodoro Camino, 24 Piso 1
02002 Albacete
t.: 967 55 04 41
f.: 967 50 45 30
e.: info@garciacarbonellabogados.es